Blog Oficial de la Porra Fresa

"Una mentada de madre en la calle ofende, pero una mentada de madre dentro de la Arena Puebla hace que el ambiente comience a calentarse y se disfrutan mas las Luchas. 64 Aniversario Arena Puebla"

Buscar este blog

martes, 22 de enero de 2013

Rafael González, todo un Guarura del ring

.
.

Desde los inicios de la lucha libre en México en la década de los treinta el réferi ha sido la máxima autoridad sobre los encordados luchísticos, sus decisiones y errores no sólo pueden definir el resultado de las batallas sino también el destino de muchos luchadores. Tanto aficionados como gladiadores piensan que el personaje del réferi es la oveja negra de este deporte espectáculo, esto debido a que te puede ayudar o perjudicar según su criterio y preparación, cuando su deber es hacer valer el reglamento que las comisiones luchísticas imponen para la realización de este tipo de encuentros deportivos.


Uno de los réferis más conocidos dentro de la bajara luchística tanto mexicana como internacional sin duda alguna es Rafael González López mejor conocido en los encordado como Rafa El Maya, que cuenta con 30 años de experiencia que lo avalan, en los cuales ha tenido la oportunidad de referiar luchas de campeonato y de apuestas por todo México, incluso en Estados Unidos y Europa.

Nacido el 25 de noviembre de 1944 en Magdalena, Jalisco fue traído desde los seis meses de edad a la Ciudad de México, donde vivió en el barrio de la Lagunilla junto a sus padres y su hermano mayor de una manera humilde, pero bonita según sus propias palabras. Desde pequeño su padre lo llevaba a ver las funciones de box y lucha libre, la cual desde su primer contacto llamó mucho su atención, por lo cual ya de joven decidió practicar dichas disciplinas, pero sólo por diversión y como ejercicio.

“Yo me inicie (como luchador” como cotorreo, yo nunca pensé en mi vida ser luchador ni réferi, pero allá por el año 68 empecé a ir al gimnasio Atlas no más para hacer pesas, para hacer ejercicio y ese tipo de cosas. Pero estaba el ring de box y uno de lucha libre ahí a un lado y empecé a ver las clases, me integré al grupito que ahí había con un profesor y de ahí me nació la inquietud de aprender lucha libre y lo que había visto de pequeño en la Arena Coliseo, entonces desde el 68 hasta el año 71 yo entrené lucha libre” comentó Rafael González al ser cuestionado sobre sus primeros pasos dentro del deporte de los costalazos.

Una tarde de copas lo llevaron a ver una función de lucha libre en la Arena Kid Azteca en San Andrés Tetepilco (Iztapalapa), donde se percató que los luchadores que se presentaron en dicha función eran pésimos y fuera de forma, llegando a comentarle a un sujeto que estaba a un lado que esos gladiadores no servían. Lo que él no sabía era que esa persona era hermano del promotor del espectáculo, pero el lugar de molestarse por los comentarios le presentó al encargado, con el cual se fue de farra toda la noche, en la cual elaboraron juntos una cartelera para una presentación, en dicho programa se presentó con el primer nombre que le vino a la cabeza el cual fue la el del Maya Azteca, el promotor le vio facultades y le sugirió que continuara y así comenzó su faceta como luchador profesional.

“Lo del Maya Azteca salió porque así se llamaba el equipo de futbol donde jugaba mi papá, cuando
estábamos haciendo el programa me preguntaron qué nombre te ponemos y pues como yo no era luchador no tenía y se me vino el nombre del equipo de mi papá que era Maya Azteca. Son dos razas distintas y la gente se confunde con esto, la razón es porque el señor que fundó el equipo se llamaba Ubaldo Maya y primero le puso Maya, pero como sólo eran cuatro letras se le agregó lo de azteca” mencionó el señor González López  al explicar el origen de su personaje.

Luchó ocho años bajó el nombre del Maya Azteca, hasta que el 16 de julio de 1978 perdió su máscara con un luchador que se hacía llamar la Serpiente dentro de un triangular donde también participó el Gorila Blanco que se realizó en la Arena Santa Marta en la Avenida Texcoco. Tuvo tres presentaciones más como el Maya Azteca pero ya sin máscara, en ese momento pensó dejar la lucha libre dado que tenía un buen puesto en el gobierno debido a que era parte del cuerpo de escoltas de doña Carmen Romano, esposa del aquel entonces presidente José López Portillo.

“Un día por baboso e ir a saludar a los amigos subí como emergente en una función, y antes de anunciarme me preguntaron que con qué nombre me presentaban y pues dije que el 'Guarura', pues así me gritaba la gente con la señora de López Portillo. Me mande hacer otro equipo y volví a luchar como el 'Guarura' en el año 79 y así anduve un tiempo hasta el 82 cuando se hizo un torneo de máscaras en el gimnasio Carlos Zárate (en Cuautla, Morelos) y ahí la perdí junto al Decapitado Ricky Boy contra Flecha Negra y Súper Muñeco y ahí dije ahora sí adiós a la lucha libre” expuso el ex enmascarado sus razones por las cuales dejo la actividad luchística.

Pero una visita a la Arena San Pedro Iztacalco, su amigo el promotor de la función se percató de que no había réferi y le pidió de favor que subiera a referiar, González argumentó que no sabía hacerlo. Terminó subiendo haciendo lo que había aprendido viendo a otros réferis en su etapa como luchador, al término de la presentación el comisionado y el médico de ring de la Comisión de Box y Lucha Libre del Distrito Federal que habían auspiciado el show le comentaron que había trabajado muy bien como réferi y que sacará su licencia para desempeñarse como juez profesional en encuentros de lucha libre.

“Saque mi licencia en la Arena Apatlaco, en ese tiempo nos hacían un examen como si fuéramos a luchar, un examen físico, médico y de conocimientos del reglamento”.

El mismo comisionado que lo animo a convertirse en réferi profesional lo ayudó a pertenecer al equipo de jueces de la Arena México, con el visto bueno del programador en ese entonces Juan Herrera en marzo del 83 lo mandaron a referiar su primer función como réferi de la Empresa Mexicana de Lucha Libre (EMLL) (hoy Consejo Mundial de Lucha Libre) a la Arena Xochimilco y de ahí a la Arena Pista Revolución (hoy ya desaparecida). Debido a las jerarquías de aquel en aquel tiempo  sólo le tocaban las luchas preliminares, ya con el tiempo llegó a presentarse en las Arena Coliseo y en la majestuosa Arena México.

“No podría decir una exactamente, pero la que me trae mejores recuerdos y la que tengo más presente es la de Villano III contra Atlantis (realizada el 17 de marzo de 2000 en la Arena México) máscara contra máscara, pero sin menospreciar a los luchadores preliminaristas” señaló González López al preguntarle cuál ha sido la mejor lucha que le ha tocado referiar.

Su trabajo como réferi no sólo lo ha llevado a conocer diferentes plazas alrededor de México, sino también en el extranjero sobre todo en Estados Unidos y en Europa por mencionar algunas.

“Yo tuve el proyecto junto al Último Guerrero cuando inauguró su gimnasio de dar cursos de cómo referiar, porque sea desvirtuado el papel del réferi serio a raíz del surgimiento de la AAA comenzó todo un cotorreo esto de los réferis. Entonces yo quería que los réferis volvieran a ser serios como antes en la teoría y en la práctica, pero las envidias no lo permitieron y preferí dejarlo por la paz, aunque doy clases directa o indirectamente con mis actuaciones, incluso a mis compañeros”, señaló el ex Maya Azteca al ser cuestionado por el desempeño actual de los réferis.

El sábado 4 de junio de 2011 Rafa El Maya sufrió una cardiopatía isquémica, donde varios medios de comunicación llegaron a mencionar que había sufrido un infarto. Su malestar comenzó ese día por la mañana al salir a trabajar en su taxi, ese malestar ya lo había aquejado antes pero se le había quitado, al ver que no cesaba el dolor se comunicó con su hermano dado que él también ha sufrido de estos mismos males el cual le recomendó ir inmediatamente al hospital, donde afortunadamente fue atendido oportunamente para que el malestar no pasase a mayores.

Después de varios exámenes y chequeos médicos regresó a la actividad, lo hizo el 30 de septiembre de 2011 en la Arena Coliseo de Guadalajara, función donde el luchador poblano Loco Max perdió su cabellera contra el tapatío Palacio Negro (hoy Titán).

“Doy las gracias que se acuerden de los réferis, antes nos sacaban notitas en las revistas especializadas y ahora ya ni nos pelan. Esto es agradable porque aún hay gente que se acuerda de nosotros, afortunadamente por ustedes es como se entera la gente”, finalizó Rafa El Maya.

Fuente: Pep Carrera/Plantilla Deportiva
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario